• Tours / Excursiones
    Hotel la Chakana ofrece excursiones por las montañas o rutas únicas de senderismo acompañados de guías locales de Putre.

    Leer más

  • Habitaciones
    En medio de bellas terrazas, donde el sol resplandece por las mañanas y el viento sopla entre los senderos...

    Leer más

  • Novedades
    Encuentra las novedades, noticias o Artículos de nuestro Hotel o información relacionada con el Altiplano del Norte de Chile.

    Leer más

Novedades

Parque Nacional Lauca. Las aguas del paraíso.

La mezcla de factores naturales tan vivos, tan a la mano son una de las pocas veces en que se puede encontrar con el mínimo impacto del paso del hombre. Desde el automóvil, perfectamente, se puede visualizar la riqueza ecosistémica del Lauca, pero el parque posee unos senderos interiores que grafican in situ la riqueza potente del lugar.



 

El primero de ellos se encuentra en la portería del parque, llamada Las Cuevas, en que hay un sendero de interpretación de unos 40 minutos de caminata. En el trayecto, a 4.300 metros de altura, es posible distinguir a las tímidas vizcachas que salen al sol muy temprano o al atardecer, pero lo realmente significativo del trekking son las cuevas que cobijaron a los antiguos hombres que hace 9 mil años atrás tomaron la zona como lugar de paso.
 

El segundo sendero es realmente impresionante. Se encuentra en Parinacota y dura un par de horas de marcha mediana a difícil, esto porque se rozan los 5 mil metros de altitud. Pero vale la pena ya que la magnificencia de la naturaleza deja boquiabierto. Se distinguen los bofedales, los bosques de Queñoa y los Payachatas en una hermosa panorámica. Aquí los animales sobran y el viento hace recordar la pequeñez del ser humano en este inmenso espacio solitario. Absolutamente recomendable.
 

El Lago Espejo
 

En justicia el último trekking es el motivo principal de las visitas que tiene el parque. Dueño de innumerables postales, fotografías y sueños, el lago Chungará emerge sobre los 4.600 metros de altura y en conjunto con el fondo sempiterno del Parinacota, hacen la mezcla más poderosa del Lauca.
 

El lago es hipnotizante y su reflejo provoca la extensión de los cielos en aguas quietas y profundamente bellas. El espejo no cesa de transmitir imágenes a mil por hora. A si que no es raro quedarse inmóvil, como una de las cientos de piedras que cercan la orilla, a contemplar los pincelazos de la creación.
 

El sendero está compuesto por 5 estaciones en que se describen la fauna y flora existente en la zona. Y ésta es variadísima, desde las taguas gigantes que anidan en pajonales en medio del lago hasta las vicuñas que pastan y corren en manadas por los verdes prados del bofedal.

Aparte está la pequeña feria de comerciantes aymaras que tienta a los turistas, a un costado de la guardería de la CONAF y del único camping autorizado de todo el parque con una inmejorable panorámica.
 

El Parque Nacional Lauca es uno de los más bellos del país, sin lugar a dudas, pero es también uno de los más accesibles y expuestos a la intervención dañina del hombre, por lo que las medidas de cuidado básicas como hacer fogatas o botar papelitos por la ventanilla, causan el doble daño de lo normal.
 

Un tesoro que se debe visitar y cuidar. Una extensión del edén, un ecosistema único, un bien nacional. No importa la connotación que se le dé, el Lauca es un territorio virgen y que es deber de todos preservarlo. Un lugar lleno de naturaleza y aprendizajes.